YESHIVA / ESCUELA DE ESTUDIOS BIBLICOS · SEMINARIO INTENSIVO · PASTOR SERGIO BOBROW
- Visite Nuestra Sección en Cristianet.com -

 

Esta es una invitación especial para los afligidos, los endeudados, los que están en amargura de espíritu, los entrampados por la vida, los que sufren sin ser atendidos, sin ser escuchados, dentro de las congregaciones inmersas en una estructura religiosa que los trata con indiferencia, con desgano y a veces con disgusto, porque no hay enseñanza de la buena Palabra de Dios, porque no hay transmisión del verdadero Espíritu del Señor. Una invitación especial para los desamparados, los hambrientos de la verdad y justicia de Dios, los necesitados.

Una invitación especial para los pobres que no tienen dinero para diezmar, para ofrendar, para hacer pactos, para sellar La Palabra, sino apenas para subsistir o para darles algo de comer a sus hijos, a su familia

Una invitación especial para los humildes que no visten ropa costosa ni de marca, sino que visten limpiamente lo que tienen y que no buscan adornarse exteriormente, con joyas que brillan ante ojos llenos de envidia.

Esta es una invitación para los simples y sencillos, a quienes no les interesa el status social, el nombre o título que puedan adquirir, y que no buscan fama ni reconocimiento por sus acciones.

Una invitación especial para los que no poseen grandes conocimientos teológicos ni doctrinarios o intelectuales, que solamente demuestran una sabiduría y lógica humana tantas veces alejadas de los principios divinos.

Una invitación especial para los que no saben expresarse muy bien, porque no pudieron aprender o estudiar, porque tuvieron que atravesar y padecer una niñez terrible con desolación y abusos, con miserias y tristezas, con muchas necesidades económicas.

Una invitación especial para los desplazados por la sociedad por las estructuras religiosas, por las entidades sociales y gubernamentales y hasta por los supuestos "santos" y "ungidos" del evangelio, que se creen perfectos y únicos con derechos a.... y quiénes tendrían que ser los primeros en brindar su apoyo y ayuda a las almas tales como... los separados, los divorciados, los juntados, los vueltos a casar, las madres solteras, las jóvenes que abortaron, las viudas desatendidas, los padres cuestionados, los hijos maltratados, los alcohólicos ocultos, los drogadictos ocultos, los fumadores ocultos, los abandonados, los ancianos, los jóvenes, los niños, los adolescentes, las parejas, los matrimonios que aparentan, los que fueron homosexuales, los que fueron violentos, los que fueron irresponsables, los que fueron intransigentes, los que fueron impíos, los que fueron asesinos, los que fueron abusadores, los que estuvieron encarcelados, los que vendieron sus cuerpos por un vicio inquebrantable, por un plato de comida, por una necesidad incuestionable... por lo que fuera.

Una invitación especial para los que se reconocen faltos y pecadores, impotentes e ineficaces para administrar y ministrar sus propias vidas.

Una invitación especial para los que no se pueden desatar de sus vicios ocultos, de sus pecados ocultos, sintiéndose vencidos una y otra vez, día tras día, momento a momento... culpables, avergonzados, indignos y a pesar del esfuerzo propio, del esfuerzo espiritual. de la lucha constante contra sí mismos que llevan a cabo todo el tiempo.

Una invitación especial para los que se equivocaron en sus caminos y dañaron vidas sin darse cuenta, por ignorancia, por apresuramiento, por consideraciones equivocadas, por lo que fuera.

Una invitación especial para los que se enredaron en sus existencias por el afán de acomodarse socialmente a las exigencias que se presentaban, y que los empujaban en todo momento hacia caminos inseguros, hacia sendas infructuosas, hacia horizontes confusos.

Una invitación especial para los que ven morir sus sueños todos los días, porque no vislumbran esperanza, ni una mano amiga que los acompañe, que los aliente, que los sustente, que los guíe correctamente, desinteresadamente.

Una invitación especial para los que no son comprendidos porque son objeto de burla y desprecio, tratados con indiferencia y desgano por causa de la impaciencia de muchos, por causa de la vanidad o el orgullo despiadado de otros, por causa de la avaricia y el egoísmo propio que pisotea, que destruye sin piedad, que mata, que asesina toda buena voluntad y todo ánimo de superación.

Una invitación especial para los enlutados de todos los días que andan como sombras silenciosas, penando por las calles de la existencia porque sus alegrías les fueron arrebatadas, por la vida misma, por la insensibilidad, por el desprecio, por la maldad.

Una invitación especial para los fracasados que no alcanzan sus sueños, ni sus esperanzas, porque se sienten impotentes para ello, inútiles, inservibles, despreciables.

Una invitación especial para los débiles cuyas fuerzas no son suficientes para construir un futuro en un mundo que los oprime, los presiona, los persigue, por su inocencia silenciosa, por su integridad manifiesta.

Una invitación especial para los enfermos del cuerpo, del alma, y del espíritu, castigados por el tiempo, perdidos en los universos de sus propias existencias, maltratados, abofeteados, golpeados sin piedad, sin misericordia.

Una invitación especial para los solitarios, los tristes, los amargados, los frustrados, los desesperados, los quebrantados, los inocentes, los encarcelados, los inmaduros.

Una invitación especial para los que son como niños y se ahogan en sus miedos, sufriendo sus propios terrores, no logrando sobreponerse a las adversidades, a los desafíos de la vida misma.

Una invitación especial para los que se sienten siempre culpables, para los que son perseguidos, para los que son atacados injustamente, para los necesitados, los odiados, los despreciados, los humillados, los maltratados, los castigados, los violados, los abusados, los que no son valorados.

Una invitación especial para los deficientes, para los incapaces, para los derrotados, para los vencidos, para los endeudados con Dios y con la vida misma...aplastados, caídos, casi destruidos.

Una invitación especial para los que gimen constantemente, para los que claman hasta el cansancio sin encontrar respuestas a sus necesidades, tanto espirituales como materiales.

Una invitación especial para los que están cansados de la mentira, cansados del engaño, cansados de la falsedad, cansados de la avaricia, cansados de la religiosidad, cansados de la injusticia, cansados de la maldad, de las enseñanzas impuestas por el rigor de las tradiciones humanas, por la dureza de las ideas doctrinales, por la indiferencia de las interpretaciones convenientes que seducen las almas, que cautivan las vidas, que esclavizan a las personas en supuestos de gloria y grandeza terrenal y que solamente logran impedir la relación verdadera con el Creador y por medio de Ieshúa. Jesús, el Meshíaj, el Cristo, el Único, el Incomparable.

Una invitación especial para los que quieren cambiar para Dios, para los que quieren mejorar para Dios, para los que se avergüenzan de sus derrotas espirituales, para los que se arrepienten cada día de su condición humana de pecado, de maldad, de intransigencia; haciendo muchas veces lo que no se debe hacer, pensando muchas veces lo que no se debe pensar, empujados arbitrariamente por la necesidad, por la fatiga y el cansancio de las continuas derrotas existenciales

Una invitación especial para los que saben que sin Ieshúa, Jesús, nada se puede lograr, y por tal motivo lo buscan con desesperación continua todo el tiempo sabiendo que EL los va a recibir, sabiendo que EL los va a abrazar, sabiendo que EL los va a cobijar, sabiendo que EL los va a amar sin egoísmo, sin falsedad, sin interés propio.

Una invitación especial para los que anhelan fervientemente estar con Ieshúa, con Jesús, el Amigo fiel, porque saben que EL los cuidará con paciencia, porque saben que EL les enseñará con amor cómo vencer sus propios miedos, como vencer sus propias debilidades, como destruir las ataduras que les atormentan; porque comprenden en lo más profundo de su alma que EL no los juzgará con malicia, ni injustamente sino con prudencia, amor y misericordia.

Esta es una invitación muy especial para tí, amado en el Señor, amada en el Señor. Para ti que estás cansado, que estás cansada, de sufrir los maltratos de aquellos que se creen mejores, de aquellos que se creen perfectos, de aquellos que se creen más sabios e inteligentes, de aquellos que se creen con derechos sobre tu vida, con derechos sobre tu mente, con derechos sobre tu alma, con derechos sobre tu espíritu.

Una invitación muy especial para ti, que has llegado al límite, del sufrimiento, al límite del dolor, al límite del quebranto, al límite del engaño, al límite de la tristeza, al límite de tus lágrimas, al límite de tus silencios, de tu soledad, de las injusticias, de las miserias, de las maldades que te ocasionan de forma permanente aquellos que te odian, aquellos que te desvalorizan, aquellos que te menosprecian, aquellos que te envidian, aquellos que te celan, aquellos que esparcen rumores falsos sobre ti, aquellos que llenan los aires de habladurías y mentiras con tal de aparentar su perfección, su santidad, su integridad, su autoridad, su escalafón social, su propio nombre, su propia profesión, sus supuestos alcances existenciales, económicos, de prosperidad, bienestar y futuro

Una invitación muy especial para ti, bendito del Padre Celestial, porque te has callado, porque te has humillado, porque no has seguido el consejo de los malos, porque no has andado por los caminos del impío, porque te has esforzado por no odiar a los que mal te hacen, porque te has esforzado por bendecir a tus enemigos, porque te has brindado con tu corazón al necesitado, al enfermo, al hambriento, al encarcelado, al desvalido, al incomprendido, al hostigado, al que no puede recompensarte, al que no puede bendecirte, al que no puede devolverte tu favor, al que simplemente pasó por tu vida y nunca volvió.

Una invitación muy especial para ti, que no has evaluado tu entrega sino que te has entregado plenamente a los propósitos del Señor, que no has medido los costos materiales ni los costos espirituales de tus acciones voluntarias sirviendo al Señor con tu vida, y lo has hecho enteramente y de corazón, con las fuerzas y sabiduría que el Creador te alcanzó.

Una invitación muy especial para ti, que te has quedado hoy casi sin fuerzas, que te has quedado hoy casi sin aliento, que te has quedado hoy casi sin ánimo, que te has quedado hoy casi sin bienes materiales... porque lo diste todo, porque te lanzaste de lleno a las manos de Tu Hacedor confiando en EL, creyendo en EL, creyéndole a EL y Su Palabra y entendiendo que no hay nada mejor en el universo mismo, para hacer.

Una invitación muy especial para ti, amado en el Señor, para ti, amada en el Señor, porque intentaste al máximo posible cumplir los propósitos divinos ya establecidos para bendecir tu vida, para alumbrar tu existencia, para transmitir la luz del Amor, la Misericordia y La Palabra del Dios vivo y eterno por medio de ella.

Una invitación muy especial para ti, únicamente para ti, por causa de ti y del inmenso Amor que tiene Ieshúa, Jesús, para contigo.

Para tí es esta invitación tan, tan especial, tan llena de esperanza y luz, tan llena de vida y eternidad, tan llena de gloria divina:

 

..."Vengan, benditos de mi Padre, hereden el Reino preparado para ustedes, desde la fundación del mundo. Porque tuve hambre, y me dieron de comer, tuve sed y me dieron de beber, fui forastero y me recogieron, estuve desnudo y me cubrieron, estuve enfermo y en la cárcel y me visitaron"...

Y cuando los justos pregunten: "Señor ¿Cuándo te vimos hambriento y te sustentamos, o sediento y te dimos de beber?¿Y cuándo te vimos forastero y te recogimos, desnudo y te cubrimos?¿O cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y te visitamos?...

El Gran Rey responderá: "De cierto les digo, que cuando lo hicieron para con uno de mis hermanos más pequeños, a mí me lo hicieron".... (Mateo: 25: 34-40)

..."Bendecidos los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.

..."Bendecidos los que lloran, porque ellos recibirán consolación

..."Bendecidos los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad

..."Bendecidos los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados

..."Bendecidos los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia

..."Bendecidos los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios

..."Bendecidos los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios

..."Bendecidos los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos será el Reino de los Cielos

..."Bendecidos son cuando por Mi causa los maltraten y persigan, diciendo toda clase de mal contra ustedes y mintiendo

..."Gócense y alégrense, porque el galardón que les espera es grande en los Cielos"...  (Mateo 5:1-12)

Y si aceptas esta invitación, escríbeme, contáctame, y únete a todos los que ya la hemos aceptado, para fortalecer nuestra relación con Aquel que dio todo por nosotros, sin que siquiera lo mereciéramos.

¡El hermoso Ieshúa, Jesús, te bendiga ampliamente y te fortalezca, hasta el momento del gran encuentro con EL!...

 

Israel Sergio Bobrow

 

COMUNIQUESE CON NOSOTROS

Ministerio Shalom Jesús
Tel: (011) 15 5893 9074 

Diseño & Hosting
www.sol-design.com.ar